miércoles, 6 de junio de 2012

La torre prohibida



Título: La torre prohibida
 Autores: Ángel Gutiérrez y David Zurdo
Editorial: Minotauro


A causa de un accidente Jack Winger ha perdido la memoria, para recuperarse ingresa en una extraña clínica.
En ella, conocerá a Julia, una joven que también sufre de amnesia y que, como todos los pacientes de la clínica, tiene la misma pesadilla todas las noches. Juntos  intentarán descubrir su pasado y averiguar qué ocurre en la clínica, donde siempre hace calor y de la que parece que no pueden salir.

Desde el comienzo, el libro va atrapando al lector a través de dos historias relacionadas entre sí. Y, aunque en ambas Jack es el protagonista, una se desarrolla fuera de la clínica y la otra dentro de ella.
Es verdad que las dos historias mantienen enganchado al lector, quien desea saber qué le ocurre a Jack o qué sucede con la clínica, pero esta última se hace más atractiva pues el misterio rodea no solo el lugar sino también a los personajes que la habitan: el enigmático doctor Engels, el perruno enfermero jefe Kerber, el repulsivo Maxwell...
La clínica es asfixiante, al principio parece que se debe a que el aire acondicionado está estropeado, pero poco a poco el lector se da cuenta de que hay algo más en ese lugar que no permite vivir con normalidad a los pacientes amnésicos, el bosque y el lago, en vez de hacer de ello un paraiso, acorralan la clínica y a sus moradores. Además hay que añadir las situaciones inquietantes (un tornado que aparece y desaparece devorando lo que encuentra a su paso), los pacientes que no se relacionan entre ellos, la extraña sensación de no poder escapar de la clínica, la torre que parece vigilarlos, los enfermeros y los hombres de negro...
Por otro lado, la vida familiar de Jack y sus desconexiones de la realidad por culpa de un trauma sufrido en un viaje de trabajo son los factores importantes de la otra historia: ¿qué le sucedió?, ¿por qué tiene esas visiones?...
Durante toda la historia predomina el misterio pero hay un momento en el que parece que se va a transformar en un libro de terror: la escena en la que se describe la clínica rodeada de niebla y lo que ven Jack y Julia produce escalofríos.
Un thriller que inquieta al lector con una narración cinematográfica muy visual y un final sorprendente y estremecedor que hace comprender por qué es el premio Minotauro 2012.


Encuentro con los autores

4 comentarios:

Carmen dijo...

Me recuerda un poco a El experimento, que he leído hace poco...
Besos,

Mithamard Aglarluin dijo...

Tendré que apuntármelo.
Un abrazo Carmen

Flor dijo...

Vaya socia por fín te vuelvo a leer por estos lares. Me alegro. Jo, me has dejado con la miel en los labios sobre que pasa al final, me lo tendré que leer para descubrirlo, lo intercalaré entre otros.
Un besazo,

Mithamard Aglarluin dijo...

Flor: como ves, he vuelto y esta vez será para quedarme ;)
Tú léelo que tengo unas ganas de comentar el final con alguien...